LogoLogo

Hacer frente a un diagnóstico de diabetes

Ian Castle fue diagnosticado con diabetes tipo 1 a los 51 años. Como miembro de las Voces del Círculo Azul de la FID, admite que ha avanzado mucho en su comprensión de la diabetes y su nueva vida con la afección.


1
Compártelo

Start new life

En 2016, Ian Castle fue diagnosticado con diabetes tipo 1, a los 51 años. Como miembro de las Blue Circle Voices de la FIDadmite que ha avanzado mucho en su comprensión de la diabetes y su nueva vida con la afección. La actitud positiva y el compromiso con un estilo de vida saludable son la clave para que Ian pueda llevar una vida larga y saludable. También le gustaría ayudar a otros a lograr lo mismo. Hacer frente a un diagnóstico de diabetes es un trabajo duro, pero el éxito viene con recompensas.

Antes del diagnóstico

Hubo un tiempo en que creía que nunca me diagnosticarían diabetes porque pensaba que solo afectaba a las personas que no tomaban su salud en serio o tenían problemas de peso, comían mal y no hacían ejercicio. Yo no era como «ellos». El ejercicio físico y una dieta saludable siempre han sido importantes. ¿Yo? Yo no iba a tener diabetes. Hoy entiendo lo ignorante que era en mi vida anterior por tener una visión tan limitada y prejuiciosa de la diabetes en todas sus formas. Lo admito y me disculpo por ello.

Diagnóstico

En 2016, comencé a notar que estaba perdiendo peso. Hacía mucho ejercicio en el gimnasio y me sentía muy bien físicamente. Un día las cosas cambiaron repentinamente. Empecé a preocuparme. Empecé a perder cada vez más peso. Comía como un caballo y, sin embargo, mi cuerpo estaba desapareciendo. ¿Qué me estaba pasando? Al cabo de unos días, se me podían ver las costillas. Tenía la piel grisácea. Se me hundieron los ojos estaban. Finalmente, decidí ir a ver a mi médica.

Ésta realizó una prueba de glucemia. Me explicó que una lectura glucémica «normal» es de entre 4 y 6 mmol/L (72-108 mg/dL), ¡pero que mi lectura era 29,9 mmol/L (540 mg/dL)! Me dijo que necesitaba ir al hospital de inmediato, ya fuera en taxi o en ambulancia. Que podía entrar en coma. Me dirigí al hospital lo más rápido posible. Después de llegar, los médicos me dijeron que me iban a poner insulina de alta potencia por vía intravenosa en ambos brazos. Me desperté tres días después. El asesor vino a verme y me dio noticias brutalmente honestas.

«Eres un hombre muy afortunado. Si no hubieras ido al médico cuando lo hiciste, no habrías vivido más de 48 horas. Tienes cetoacidosis diabética o CAD. Esto significa que tu páncreas ha dejado de producir insulina y, para mantenerse vivo, tu cerebro le ha dicho tu cuerpo que tome la energía que necesita de tus músculos y depósitos de grasa. Básicamente, tu cuerpo se ha estado comiendo a sí mismo para mantenerte vivo. Pero la descomposición de la grasa y el músculo crea toxinas o «cetonas» en la sangre y éstas, a la larga, te habrían matado».

«Tienes diabetes tipo 1 y vas a tener que inyectarte insulina cuatro veces al día durante el resto de su vida», prosiguió. Y así comenzó mi «nueva» vida.

 

Hay dos factores clave importantes para que las personas con diabetes lleven una vida lo más larga y saludable posible: controlar el peso y evitar el estrés

Tomar el control

Hoy, más de treinta meses después de mi diagnóstico, es útil reflexionar sobre lo lejos que he llegado. Mi diagnóstico fue un gran shock para mí, pero también sentí cierto alivio de que no fuera algo mortal, como el cáncer. Aun así, me encontré pasando por una fase de duelo por la pérdida de mi salud perfecta. Diría que pasé por cuatro etapas de duelo (negación-ira-depresión-aceptación) antes de emerger al el otro lado.

Hay mucho que decir acerca de mi duelo, pero permítanme que sea breve a la hora de explicar cómo mis etapas de negación y aceptación duraron mucho más que la ira o la depresión. Veo esto como algo muy positivo. Confrontar mi diagnóstico de diabetes no fue fácil. Al principio sabía que tenía que hacer cambios en mi estilo de vida. En mi caso, éstos fueron más «ajustes» que cambios radicales. Sin embargo, estaba decidido a hacer cambios donde se me recomendara y a adoptar una actitud «positiva» hacia la diabetes tipo 1. Esperaba con ansias mis citas médicas. En resumen, me sentí y aún me siento afortunado de ser supervisado tan de cerca por profesionales que realmente se preocupan por mí y quieren que viva la vida más larga y saludable posible. Otros que viven con diabetes tipo 1 no disfrutan de ese privilegio. ¡Tengo mucha suerte!

Hay dos factores clave importantes para que las personas con diabetes lleven una vida lo más larga y saludable posible: controlar el peso y evitar el estrés. Nunca olvido esto y actúo todos los días. Controlar mi consumo de carbohidratos es absolutamente esencial para poder bajar y controlar mis niveles glucémicos. Por lo tanto, dado que el nivel más alto de carbohidratos en las porciones diarias de alimentos se encuentra en las patatas, el pan y los productos de arroz, he trabajado duro para controlar la cantidad de estos alimentos que como. Cuando se trata de alcohol, he aprendido a pensar en la cerveza como «pan líquido» y he decidido sustituirla por una copa de vino tinto de vez en cuando. El ejercicio y las actividades físicas que me permiten relajarme han adquirido una importancia aún mayor que antes de mi diagnóstico. He continuado trabajando en el masaje terapéutico, tanto dando como recibiéndolo. El masaje terapéutico hace maravillas para reducir el estrés y acelerar la recuperación de lesiones físicas o dolores y molestias. Se lo recomiendo a todo el mundo que conozco. Además, mi régimen de entrenamiento físico es intenso, haciendo ejercicio seis días a la semana, seguido de un día de descanso. Me encanta. Mi consejo para cualquier persona diagnosticada recientemente es que encuentre una actividad física que disfrute y que se apasione por la misma. Esto le ayudará a mantenerse saludable, tanto física como emocionalmente. Puede permitirle comenzar su vida de nuevo y adoptar un cambio positivo.

Mi experiencia desde el diagnóstico ha sido muy positiva, pero sé que en demasiados países de todo el mundo las experiencias son mucho más negativas y, de hecho, ese diagnóstico, si es que es el primero, puede llevar a desarrollar enfermedades y, en última instancia, a la muerte con bastante rapidez. Esto se debe a que en muchos lugares los pacientes no tienen acceso a la insulina o ésta no es asequible, como la que tenemos en Europa. Esto es un escándalo. Sin insulina, morimos. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así.

Entonces, ¿cómo podemos ayudar a los demás? ¿Cómo podemos establecer algunas «mejores prácticas» a nivel mundial y aprender de diferentes experiencias e iniciativas internacionales? ¿Cómo podemos capacitar a las asociaciones de diabetes en países de todo el mundo? ¿Cómo nos aseguramos de que los políticos hagan de la lucha contra la diabetes global una prioridad? ¿Cómo podemos, a la larga, lograr un enfoque holístico y compartir información a través de las fronteras y las regiones del mundo? Todos estos son problemas que me interesaría ayudar a resolver: mejorar la calidad de vida de todas las personas que viven con diabetes.

 

Ian Castle es especialista internacional veterano en gestión y desarrollo del sector sanitario; en la actualidad vive en Hertfordshire (Reino Unido).


¿Tiene algo que decir?
Sus opiniones y comentarios son importantes para nosotros.
Ningún comentario
You must sign in to post a comment.