LogoLogo

Arte y diabetes: «Appleton estuvo aquí»

Appleton tiene una misión: crear concienciación sobre la diabetes tipo 1 a través de su arte, tanto en la calle como en el estudio. Diabetes Voice tuvo la oportunidad de visitar su estudio en Chelsea para una breve charla.



Appleton

Appleton tiene una misión: crear concienciación sobre la diabetes tipo 1 a través de su arte, tanto en la calle como en el estudio. «Appleton» es la etiqueta del artista, utilizada como una especie de avatar de arte callejero. A menudo, el arte callejero y el trabajo de estudio de Appleton se cruzan, creando imágenes vibrantes, instalaciones de medios mixtos y estampados. Appleton desarrolló diabetes tipo 1 a la edad de seis años, y estuvo cerca de que la diagnosticasen demasiado tarde. Tras sobrevivir a un coma durante cuatro días en el hospital, su creencia de que todas las personas «son demasiado jóvenes para el tipo uno» se basa en la amenaza que suponen unas complicaciones que son muy difíciles de evitar. Appleton se ha convertido en una especie de Kilroy para las personas que viven con diabetes, difundiendo sus icónicas imágenes en ciudades y lugares rurales de EEUU. Tuvimos la oportunidad de visitar su estudio en Chelsea para una breve charla.

¿Tu nombre de arte callejero es Appleton? ¿De dónde viene?

Appleton es el apellido de soltera de mi abuela y mi segundo nombre real. Me enorgullece mucho.

¿Dónde creciste?

Soy del norte de Nueva Jersey, EEUU.

¿Cuál es la historia de la diabetes en tu vida? ¿Y tu familia?

Antes de nacer, mi hermana mayor Beatrice murió a la edad de siete años por una diabetes no reconocida. Falleció por cetoacidosis diabética (CAD). Desarrollé diabetes unos siete años después de su muerte. Digo que su diabetes no fue reconocida porque en la década de 1970 la concienciación pública era baja y los médicos pensaban que los niños como mi hermana sufrían de algo tan simple como el catarro común o la gripe. Simplemente no lo entendían. Algunos doctores todavía diagnostican mal la diabetes. Una parte de lo que recomendaron fue beber muchos líquidos, por lo que orinar mucho no parecía extraño. No me entra en la cabeza por qué los médicos no examinaban entonces, y todavía no lo hacen a día de hoy. Muchos niños TODAVÍA mueren de tipo 1 no reconocida, CAD y coma. Estuve en coma en el hospital durante 4 días antes de despertarme. Tuve suerte, sobreviví.

¿Por qué has recurrdido al arte? ¿Por qué hacer que la diabetes sea la protagonista?

Mi trabajo ha evolucionado a lo largo de muchas décadas. Hablo con mucha humildad. Siempre he disfrutado desmontando y montando cosas. Cuando era un niño, quería llenar la casa de imágenes. No teníamos nada en las paredes ni en la casa. Soy el más joven de cuatro hermanos. Mis padres se divorciaron cuando yo tenía dos años. No teníamos fotos porque existía la ausencia de una unidad familiar. Por aquel entonces yo ya andaba dibujando y creando. Cuando me diagnosticaron diabetes tipo 1, a los seis años, comencé a recopilar todo lo relacionado con mi diabetes. Concretamente, guardé casi todos los frascos de insulina que han pasado por mi sistema. Una vida entera de ampollas: un eterno recordatorio de por lo que he pasado durante más de 40 años. Estas ampollas de insulina se han convertido en imágenes icónicas que utilizo en mi arte para aumentar la concienciación en la calle.

¿Puedes hablar sobre tus nuevas instalaciones sobre diabetes?

He creado adornos con zapatos para niños pegados a viales de insuina para colocar en parques u otras áreas, en honor a mi hermana Beatrice y a otros niños, con el fin de concienciar, titulados «La diabetes está llegando a algún niño cerca de ti». Encontré todos estos pequeños zapatos perdidos en mis viajes. Hay algo en el zapato de un niño, en verlo solo, que evoca una sensación de pensamientos perdidos y momentáneos sobre la preciada vida de los más pequeños.

Cuando vi por primera vez tu copia de un vial de insulina en lo alto de un puente, en Nueva York, hace años, me sorprendió, pero también sabía que no era un anuncio. ¡No podía decidir si era un anuncio o un truco! Me hizo reír. ¿Fuiste tú? ¿Podrías contarnos algo más sobre el tema?

Sí, subí una escalera de 18 pies de altura para poder colocar ese vial de insulina justo debajo del paso elevado, mirando al río Hudson, en Manhattan, Nueva York, tal vez hace 4 años.

¿Es difícil escalar para colocar estas instalaciones de arte callejero tan altas?

No, aprendí mucho de mis gatos a lo largo de los años.

Hablando de animales domésticos, me he dado cuenta de que los perros aparecen bastante en tus obras. ¿Tiene eso algo que ver con que los perros hayan tenido un papel importante en el descubrimiento de la insulina por parte de Banting?

No, no específicamente, pero los gatos y los perros definitivamente juegan un papel importante en mi vida. Los perros pueden ser el alma de toda la familia, especialmente cuando uno proviene de un hogar roto como yo. El espíritu, la inspiración y el altruismo que los animales brindan incondicionalmente, es uno de los grandes regalos que Dios nos ha hecho. No podría vivir sin su amistad en mi vida. Mis obras tienen varias referencias a mis animales. Mi viejo pastor alemán, «Boy Boy», ha estado conmigo en casi todas las ocasiones en que trabajaba en mi arte callejero. Hoy tengo a «Boo-Boo», procedente de un refugio, para ayudarme a continuar luchando por la causa.

¿Qué puede decir sobre el significado de su arte callejero en general y sobre lo que quiere que sienta la gente?

Mi trabajo representa un tributo a mi hermana, a todas las personas que viven con diabetes e incluso a mí mismo. Como he dicho, ¡todos somos demasiado jóvenes para la diabetes tipo 1! Incluso las personas en sus cincuenta son demasiado jóvenes. Demasiado joven para el tipo 1 representa el hecho de que mi hermana murió a los siete años de tipo 1, y que yo estuve a punto de morir a los seis años y que todos los que vivimos con la enfermedad casi hemos muerto muchas, muchas veces. Somos demasiado jóvenes porque, si bien la insulina nos permite sobrevivir, vivir con diabetes nos está matando lentamente. Nadie merece tener diabetes.

Una inspiración para mi trabajo es lo que Kilroy representó para tantos GIs (soldados) durante la Segunda Guerra Mundial. El texto «Kilroy estuvo aquí» inspiró a muchos hombres en la guerra. Si eras un soldado y tenías hambre, estabas cansado y desanimado, mirar a una pared de barraca o a un barco y ver «Kilroy» ayudaba. Levantaba el espíritu del soldado y daba esperanza. Todos somos soldados: soldados de la diabetes. Es lo que tenemos en común. Un tributo a todos los que viven con la enfermedad. Cuando otras personas con diabetes ven mi trabajo, me imagino que sienten una sensación de esperanza, de comunidad y de aliento, de positividad y, por supuesto, de que no estamos solos.

¿Cómo responde la gente a tu trabajo? ¿Qué dicen?

Realicé una exposición hace un par de años, en la Art Expo del muelle (Chelsea, Nueva York). Me encantan las exposiciones abiertas porque la gente pasea y pasa el tiempo viendo mi trabajo. Me gusta invitarles a hablar conmigo, a decirme lo que les gusta. Las personas que no están familiarizadas con la diabetes mencionan los colores, lo que les gusta… siempre sienten curiosidad por los trenes o el tiburón. Cuando comienzo a explicar qué hay detrás de mi trabajo y hablo sobre la gravedad de la diabetes, la gente ve lo serio que es. Muchas personas con las que he hablado, aquellos que no saben nada sobre la pesadilla de la diabetes, se van con una idea mucho más clara sobre el tema.

He oído a personas relacionadas con la diabetes decir que mi arte dice la verdad, y que por eso les gusta. Como el tiburón que se mueve a través de una ampolla de insulina, que representa el gran papel avaricioso de la industria farmacéutica en la accesibilidad y asequibilidad de la insulina.

¿Cuál es el mejor lugar para ver tu arte callejero? ¿Tu estudio de arte?

Mi trabajo se extiende por los EEUU, desde Nueva York hasta Los Ángeles y muchas ciudades entre medias. El arte callejero tiene una forma de desaparecer, a través del clima y el trabajo de otros artistas. Los Ángeles y Nueva York son los más destacados. En Nueva York, las imágenes sobre diabetes están en distintos lugares.

Hay una de mis ilustraciones que lleva ya muchos años en una puerta en la calle 26 Oeste con la Avenida 11 de Nueva York. Está descolorida, desgastada, como una persona mayor con diabetes. He puesto mi arte en el extranjero, desde Niza hasta Noruega.

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo y tu vida hoy?

Cuando comencé a recolectar viales de insulina y jeringas cuando era un niño, y más tarde, cuando se comercializaron, tiras reactivas de glucemia, nunca pensé que fuera algo especial. Solo estaba haciendo lo que amaba. Todavía lo hago. Cada vez que creo algo nuevo, corto todas las piezas a mano. Nunca uso Photoshop (todo el trabajo está cortado a mano), colocando y organizando piezas reales a mano. Me gusta levantarme muy temprano, como a las 4 o 5 de la mañana. Es un momento de paz que se convierte en tu tiempo: la hora de los pájaros y de la ciudad que despierta lentamente. Encuentro que estas horas son las más pacíficas y creativas.

La próxima exposición del estudio de Appleton está programada para noviembre de 2018 en Los Ángeles, California (EEUU).

 

Elizabeth Snouffer es Editor de Diabetes Voice


¿Tiene algo que decir?
Sus opiniones y comentarios son importantes para nosotros.
Ningún comentario
You must sign in to post a comment.