LogoLogo

Según el consorcio de profesionales de la salud mundial tras la recientemente publicada “Diabetes en crisis humanitarias: la Declaración de Boston”, la epidemia de diabetes es un fracaso masivo de la sanidad mundial.

La diabetes tipo 2 se puede prevenir en la mayoría de los casos con modificaciones del estilo de vida. Existen tratamientos que salvan vidas tanto en el caso de la diabetes tipo 1 como en el de la diabetes tipo 2, aunque existen problemas para acceder a los mismos. La diabetes tipo 1 es mortal sin la terapia con insulina, y cuando alguien muere por no poder acceder a un tratamiento, debe considerarse una tragedia prevenible y sin sentido. Hoy, millones de personas no tienen acceso a atención o tratamiento, millones ni siquiera saben que viven con diabetes tipo 2 y millones siguen muriendo antes de lo que lo harían con la información y la atención adecuadas.

MHoy más que nunca, existe la necesidad de revertir la falta de atención a la diabetes y otras ENT en entornos humanitarios, afirman los signatarios de la «Declaración de Boston».

Para resolver este problema, la Universidad de Harvard convocó una reunión en Boston (abril de 2019) con el fin de debatir sobre las necesidades inmediatas y los obstáculos que dificultan abordar la diabetes durante las crisis humanitarias, así como para adoptar una agenda unificada y orientada a la acción para abordar este apremiante problema de salud mundial. Esta agenda y misión es la «Declaración de Boston».

Las violaciones de los derechos humanos de las personas con diabetes que hemos presenciado, incluido el derecho más básico a la vida, que está amenazado por las barreras para acceder a la insulina y a un seguimiento, son inaceptables e incompatibles con estos principios - Declaración de Boston

Sylvia Kehlenbrink, Doctora en Medicina, Directora de Endocrinología Mundial en el Hospital Brigham y de Mujeres y Directora del Programa de Enfermedades No Transmisibles en Conflicto, Iniciativa Humanitaria de Harvard, es la Presidenta del grupo. “Ahora que se ha publicado la Declaración, estoy en proceso de organizar el grupo y ayudar a estructurarlo para avanzar. Hemos creado flujos de trabajo en torno a cada uno de los cuatro objetivos de la Declaración de Boston: [1] Defensa, [2] Acceso a medicamentos y diagnósticos, [3] Orientación clínica y operativa, y [4] Datos y vigilancia «, afirma, y agrega: «Varios proyectos ya están en marcha, como el desarrollo de una declaración de alto nivel sobre la necesidad urgente de universalizar el acceso a la insulina, orientación clínica sobre el uso de insulina y el desarrollo de indicadores para controlar la atención diabética en contextos humanitarios».

Casi tres de cada cuatro muertes en todo el mundo (2017) fueron causadas por enfermedades no transmisibles (ENT). Las personas con una ENT como la diabetes están especialmente desatendidas. Aproximadamente 68,5 millones de personas son desplazadas de sus hogares en todo el mundo, principalmente a países de ingresos bajos o medios. Más de 100 millones de personas no desplazadas afectadas por conflictos y 175 millones de personas afectadas por desastres naturales anualmente son vulnerables. Las personas que viven o corren el riesgo de padecer diabetes son particularmente vulnerables durante las crisis debido a la interrupción de los servicios de salud y de la impredictibilidad del suministro de alimentos, que a menudo son poco saludables, que ciertamente exacerbarán la diabetes y provocarán complicaciones.

La Declaración de Boston establece:

“Elegimos priorizar los esfuerzos para combatir la diabetes durante las crisis humanitarias por varias razones:

Primero, porque las personas con diabetes tipo 1 que no pueden acceder a la insulina y a una atención continua durante una crisis corren un riesgo agudo de muerte. Los principios de la Carta Humanitaria y la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU incluyen el derecho a una vida digna. Las violaciones de los derechos humanos de las personas con diabetes que hemos presenciado, incluido el derecho más básico a la vida, que está amenazado por las barreras para acceder a la insulina y a un seguimiento, son inaceptables e incompatibles con estos principios.

En segundo lugar, el manejo de la diabetes requiere un suministro ininterrumpido de medicamentos esenciales, diagnósticos de laboratorio dentro de este campo, atención continua, adopción de comportamientos de estilo de vida saludables, reducción del riesgo cardiovascular, manejo de comorbilidades, incluyendo depresión e hipertensión, y prevención secundaria de complicaciones.

Por lo tanto, el manejo de la diabetes requiere una infraestructura de los sistema de salud más compleja que la mayoría de las ENT, pero comparte muchas de sus características y factores de riesgo. Por lo tanto, el desarrollo de un programa eficaz para la diabetes podría establecer una plataforma sólida para la prestación de una atención de alta calidad para el resto de las ENT «.”

El grupo ha establecido cuatro objetivos principales para trabajar en los próximos 3 años, según lo establecido por la Dra. Kehlenbrink anteriormente. Se realizarán reuniones anuales para monitorear el progreso. El próximo simposio será en junio de 2020 en Londres. La Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres será la anfitriona. Para obtener más información, consulte la “Declaración de Boston» en Lancet Diabetes and Endocrinology.

Para ver la lista completa de firmantes, pulse aquí.

 

Elizabeth Snouffer es Editor de Diabetes Voice


¿Tiene algo que decir?
Sus opiniones y comentarios son importantes para nosotros.
Ningún comentario
You must sign in to post a comment.