LogoLogo

Las células T colaboradoras juegan un papel crítico en el desarrollo de diabetes tipo 1, según propone un nuevo estudio. Dirigido por la Universidad de Finlandia Oriental, sus hallazgos, basados en muestras procedentes de niños con riesgo genético de desarrollar diabetes tipo 1, podrían ayudar a explicar el avance hacia el desarrollo de dicha afección. La investigación sugiere que las células T colaboradoras (Tph) periféricas CXCR5-PD-1hi son probablemente la clave del desarrollo de diabetes tipo 1. El equipo de investigación incluyó a científicos procedentes de las universidades de Turku, Helsinki y Oulu, así como de la Universidad de Harvard. Los investigadores demostraron que la frecuencia de las células T auxiliares aumentaba en la sangre de los niños con diabetes tipo 1 recientemente diagnosticada y de los niños sanos positivos en autoanticuerpos (bajo riesgo).

Metodología

Se analizó una cohorte de 44 niños con diabetes tipo 1 recién diagnosticada, 40 niños positivos en autoanticuerpos o bajo riesgo de diabetes tipo 1 y 84 niños como grupo de control negativos en autoanticuerpos o sanos. Los hallazgos se replicaron en una cohorte separada de 15 niños con diabetes tipo 1 recién diagnosticada y 15 niños de control sanos.

Hallazgos

Los investigadores observaron que la frecuencia de las células T auxiliares circulantes aumentaba en los niños con diabetes tipo 1 recién diagnosticada y, lo que es más importante, dichas células T auxiliares circulantes también aumentaban en los niños bajo riesgo positivos en autoanticuerpos que desarrollaron diabetes tipo 1 más adelante.

La diabetes tipo 1 se desarrolla cuando el sistema inmunitario destruye las células beta productoras de insulina en el páncreas. Además de la susceptibilidad genética, la aparición de autoanticuerpos predice el desarrollo futuro del tipo 1. Los autoanticuerpos están presentes antes del inicio clínico debido a la activación de las células B contra las proteínas de los islotes pancreáticos. La activación de las células B se ha atribuido recientemente a un nuevo subconjunto de células T o células T colaboradoras periféricas.

Las células T auxiliares circulantes también aumentaban en los niños bajo riesgo positivos en autoanticuerpos que desarrollaron diabetes tipo 1 más adelante

Resultados

Los resultados sugieren que las células T colaboradoras circulantes CXCR5 − PD-1hi van asociadas al desarrollo hacia la diabetes clínica tipo 1. Las células T auxiliares tienen el potencial de servir como biomarcadores del avance de esta enfermedad y podrían servir como objetivo para la inmunoterapia en la diabetes tipo 1. Las células T auxiliares tienen el potencial de servir como biomarcadores del avance de esta enfermedad y podrían servir como objetivo para la inmunoterapia en la diabetes tipo 1.

El estudio (ahora en línea), Circulating CXCR5PD-1hi peripheral T helper cells are associated with progression to type 1 diabetes, se publica en la edición de septiembre de 2019 de Diabetologia.


¿Tiene algo que decir?
Sus opiniones y comentarios son importantes para nosotros.
Ningún comentario
You must sign in to post a comment.